Make your own free website on Tripod.com
La Profesión

La traducción de libros en España

 

Catalina Martínez Muñoz

Asesoría jurídica: Mario Sepúlveda

Gráficos: José María Díez Arranz

 

         El presente informe, presentado por ACEtt  al MEC el 18 de marzo de 2002, parte de un estudio preliminar que servirá como base para un análisis amplio y riguroso sobre el actual estado de la traducción de libros en España y las condiciones de trabajo de los traductores.

                Dicho estudio futuro quiere ser una continuación del Libro Blanco de la traducción en España (ACEtt, 1997) y habrá de completar, aclarar y estudiar la evolución de la situación durante los últimos cinco años. Recordamos que, a día de hoy, el Libro Blanco sigue siendo el único estudio completo y fiable sobre el asunto que aquí nos ocupa y que el universo real de su muestra estadística alcanzó un total del 41% de los traductores de libros, cantidad ampliamente representativa de este colectivo profesional.

                La tarifa media de referencia para la obtención de los datos estadísticos de este informe es la de lenguas más traducidas en España (inglés, francés, alemán, italiano y portugués), que en su conjunto representan el 84,9 % de los títulos publicados en nuestro país. La tarifa para todas estas lenguas, con la sola excepción del alemán, no presenta variaciones. La unidad de referencia de las tarifas es siempre el folio de 2.100 matrices, como unidad de cómputo más utilizada en los contratos de traducción.

                Los datos socioeconómicos que se ofrecen en este informe están sacados de:

                A. Libro Blanco de la traducción en España. Donde se pone de manifiesto que la mitad de los traductores percibe por su trabajo una cantidad homogénea, mientras que los honorarios del resto ofrecen un panorama claramente atomizado y sujeto a circunstancias excepcionales: la traducción de lenguas minoritarias que, bien por beneficiarse de ayudas institucionales, bien por la ley de la oferta y la demanda, son objeto de unas tarifas en concepto de anticipo de derechos de autor entre 3 y 8 veces superiores a la media.

                B. La Panorámica de la edición de Libros en España del año 2000 (MEC), cuyos datos sobre el mercado editorial en sus aspectos fundamentales —número de títulos traducidos, tirada media y precio medio por libro—, permiten realizar estimaciones bastante precisas y con un escaso margen de desviación sobre el mercado y los derechos de autor. La media estimada como porcentaje de derechos de autor es del 1%, si bien sabemos que en la realidad esta cantidad es en muchos casos inferior.

                C. Los contratos de traducción (1991-2000) que figuran en los archivos de ACEtt (aproximadamente 150), con el fin de analizar otros aspectos de la cuestión igualmente importantes: tarifas como anticipo, porcentaje sobre ventas para el autor, cláusulas abusivas y cumplimiento de la Ley de Propiedad Intelectual. Todo ello nos ha permitido realizar un estudio preliminar sobre el estatuto jurídico del traductor, así como sobre las tarifas y su evolución en el período comprendido entre 1991 y 2000, partiendo de una muestra de tarifas, una vez depurados los extremos mínimos y máximos. Por último, hemos comparado los datos de evolución de las tarifas con la evolución porcentual experimentada por los salarios y el IPC en España durante el mismo período. (Datos del INE y del Ministerio de Fomento, 1991-200).


                                A luz de las encuestas que ACEtt ha realizado entre sus socios a lo largo de su ya dilatada historia, sabemos que la situación media real puede ser peor de lo que los resultados de este informe reflejan. Hemos preferido ser prudentes, a sabiendas de que deberemos emplear medios y recursos más rigurosos para completar y validar los puntos que aquí se discuten.

 

I.Presentación

          Es obligado comenzar esta presentación recordando una vez más la importancia cultural de la traducción como vehículo de comunicación y transmisión de ideas y conocimientos entre distintas lenguas y culturas. El desarrollo de una sociedad, su posicionamiento en un mundo cada vez más globalizado y competitivo, pasa necesariamente por el fomento de la cultura, la ciencia y la tecnología en todos los ámbitos del saber.


Fuente: Panorámica de la edición española de libros. MEC, 2000


            La traducción es un pilar esencial para la construcción de una sociedad educada y moderna en la medida en que colma importantes lagunas culturales, entendiendo la cultura en su sentido más amplio. En un país como el nuestro, donde el conocimiento de lenguas extranjeras de la población media es claramente deficitario, la traducción proporciona a una amplia masa de ciudadanos la posibilidad de acceder a fuentes de consulta que de otro modo sólo estarían a disposición de una minoría.

            Uno de cada cuatro títulos publicados anualmente en España corresponde a una obra traducida de otra lengua, dato éste que pone de relieve la notable contribución de los traductores a la producción editorial y al patrimonio artístico, científico y cultural español.

            Por todo ello resulta difícil entender el escaso respeto que en nuestro país merece la traducción y quienes la ejercen. La situación de los traductores de libros en España es sin duda alarmante, tanto más cuanto que los graves problemas que afectan a los profesionales de la traducción hace tiempo que pueden calificarse de enfermedad endémica.

            Las expectativas despertadas por la promulgación de la Ley de Propiedad Intelectual han ido diluyéndose progresivamente, y la propia ley convirtiéndose en papel mojado, desconocida, ignorada, despreciada y violada.

            El actual statu quo, del que a continuación se detallan los aspectos más acuciantes, requiere la intervención inmediata de los poderes públicos, como garantes del cumplimiento de las leyes, para poner freno a los abusos y garantizar la obediencia al marco legal vigente en las relaciones contractuales entre editores y traductores.

 

 

 

Libros traducidos en España. Año 2000

Sector editorial y traductores

 

 

Nº títulos traducidos

 

15.082 uu

 

% títulos traducidos frente al total

 

24,2 %

 

Tirada media.

 

3.700 uu

 

Precio medio por título

 

13,81 €

 

2.298 pta

 

Cifra de negocio 2000

 

770.715.163,54 €

 

128.236.213.200 pta

 

 

Honorarios estimados por derechos de autor. Año 2000

 

 

% derechos de autor

 

1,0%

 

Nº de traductores

 

1.667

 

Títulos por traductor

 

9 uu

 

Honorarios totales por derechos de autor 2000

 

7.707.151,64 euros

 

1.282.362.132 pta

 

Honorarios por traductor por título y por  D.A. 2000

 

511,02 euros

 

85.026 pta

 

Honorarios por traductor por D.A. 2000

 

4.624,29 euros

 

 769.417 pta

Fuente: Panorámica de la edición española de libros, MEC, 2000. Libro Blanco, 1997 y ACEtt, 2002

II. Antecedentes y hechos

            En 1997, bajo los auspicios de ACEtt se publicó el Libro Blanco de la traducción en España, un estudio socioprofesional elaborado por un equipo de sociólogos a partir de una encuesta a traductores, con el objetivo de obtener una información rigurosa y fiable sobre la situación de los traductores de libros en nuestro país. Los resultados del estudio no hicieron sino confirmar las sospechas de que las condiciones socioprofesionales de los traductores experimentaban un progresivo deterioro y que un buen número de editoriales incumplían sistemáticamente la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), que para entonces ya había cumplido 10 años.

            La presentación pública de este estudio, y la repercusión de sus contenidos en algunos medios de comunicación, provocaron cierta inquietud en el sector editorial, inquietud que se tradujo en una invitación formal por parte de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) para iniciar un proceso de conversaciones encaminado a la resolución de los problemas, graves y reales, que el Libro Blanco ponía abiertamente de manifiesto.

            Estas conversaciones desembocaron finalmente en la firma de unos Modelos de Contratos de Traducción entre la FGEE, la Asociación Colegial de Escritores, la Sección Autónoma de traductores de Libros de la ACE (ACEtt) y la Federación de Asociaciones de Ilustradores. Dicho acuerdo se ratificó en Madrid, el 29 de julio de 1999.

            En el protocolo de acuerdo que acompaña a estos “Modelos de Contratos” figura el compromiso de “crear una Comisión Mixta de Autores y Editores para seguir el cumplimiento de los contratos de edición y traducción, así como de aquellos preceptos de la LPI atinentes a la contratación o cesión de derechos de autor, aportando ideas para su más correcta aplicación y desarrollo y contemplando su perfeccionamiento en cuanto pueda ser de su competencia en el futuro”.

            Dicho compromiso ha sido incumplido por parte de los editores, quienes finalmente han terminado por admitir su incapacidad para obtener un amplio consenso en el sector sobre la aplicación generalizada de los “Modelos de Contratos”.

            Es de capital importancia señalar que los citados “modelos” acordados en julio de 1999 se limitan a recoger los contenidos mínimos, en cuanto a derechos y deberes de las partes, que, siempre según la LPI, han de figurar en los contratos de traducción. La resistencia de las empresas editoriales a reconocer estos Modelos de Contratos y su negativa a aplicarlos supone por tanto un rechazo implícito de la citada ley y confirma una vez más el amplio grado de incumplimiento de la misma por parte de un número igualmente amplio de editoriales.

 

III. Situación del traductor


a) Informe de la Asesoría Jurídica de ACEtt

1.                  Aún persisten casos de traducción sin contrato de edición formalizado por escrito.

2.                  Contratos de adhesión: los contratos que se ponen a la firma de los traductores tienen las condiciones generales impresas, redactadas de forma previa por la empresa editorial, sin intervención alguna del traductor, en una serie de cláusulas ya normalizadas o estandarizadas de aplicación general a todos los contratos que celebra la editorial con sus traductores.

Su característica es que desaparece la libertad de contratación. Se mantiene la libertad de contratar —libertad de celebrar o no el contrato—, pero no la libertad contractual —libertad de ambas partes, no de una sola, de establecer las cláusulas que acepten mutuamente—.

3.                  La unidad de medida continúa siendo imprecisa y confusa (matriz, folio, palabra, etc.)

4.        No se usa como referencia el contrato original, en circunstancias que, obviamente, el contrato de traducción, en la medida en que la traducción es una obra derivada, no puede ir más allá del contrato suscrito con el autor original.

5.                  Ausencia de certificación de tirada.

6.                  Inexistencia de liquidaciones y, cuando se presentan, resultan en muchos casos ininteligibles.

7.                  Cláusulas abusivas:

1.        Fijación del número de ejemplares, estableciendo una horquilla entre mínimo y máximo absolutamente desproporcionada.

2.                  Penalizaciones abusivas en los supuestos de disconformidad con la traducción.

3.       Renuncia de derechos en los supuestos de cambios de titularidad de la empresa editorial
4.                  Sumisiones a jurisdicciones distintas al lugar de la firma del contrato, realización de la obra o domicilio del traductor.

5.                  Derechos morales. No inclusión del nombre del traductor en un lugar visible dentro de la página de créditos. Aparte de la mención del copyright de la traducción.

6.       Remuneración no equitativa. Las tarifas que se están aplicando tanto en los anticipos como en las regalías no sólo son indignas, sino que contradicen el sentido de la LPI. Si bien, como es lógico, porque no es su función, la LPI no establece tarifas mínimas; lo cierto es que exige una remuneración equitativa. Ese es el fundamento del artículo 47, cuando reconoce la acción de revisión

7.       Tanto alzado. No se aplica el sistema remuneratorio previsto como regla en el artículo 46 de la LPI, cual es la “participación proporcional en los ingresos de la explotación”. En cambio, el sistema de remuneración a tanto alzado se lleva más allá de los supuestos excepcionales admitidos por la Ley, utilizándose en segundas ediciones y de modo generalizado en las cesiones a terceros.

8.                  Cesión a tercero. Por esta puerta falsa se vuelve a colar la antigua Ley de Propiedad Intelectual de 1879 que reconocía la posibilidad de la compraventa de la creación intelectual. Se firman contratos mercantiles entre editoriales por los que se ceden traducciones a precio fijo, trasgrediendo el antes citado artículo 46 de la LPI, y, lo que es más grave, otorgando derechos (duración, número de ejemplares, ámbito, control de tirada, liquidaciones, etc.) que traspasan los límites del contrato original. En la práctica no se ceden derechos de autor, sino que se están vendiendo traducciones.

 

b) Tarifas en concepto de anticipo sobre derechos de autor


1.      Las tarifas en concepto de anticipo sobre derechos de autor para la traducción de libros en España son las terceras más bajas de Europa y sólo superiores a las de Italia y Rusia. Según datos de un estudio comparativo de las tarifas en Europa realizado por la Asociación de Traductores Danesa, las tarifas en España son un 30% inferiores a la media europea.

2.      La tarifa media por palabra para libros en nuestro país es de 0,02 euros (4 pta.), mientras que en otros ámbitos del mercado, tal como pueden ser las agencias de traducción, el cliente que solicita los servicios profesionales de un traductor paga una media de 0,09 euros (15 pta.).

3.      Durante los últimos diez años, las tarifas en España han crecido por debajo del IPC.

 

Fuente: Ministerio de Fomento, INE y ACEtt. 1991-2000

 

 

 

SALARIOS, IPC Y HONORARIOS PROFESIONALES DE LOS TRADUCTORES EN ESPAÑA

 

Índice de 1991 = 100             

 

 

 

Salarios

 

IPC

 

Honorarios traductores

 

%

%

%

Var. s %

Var. IPC %

1991

100,0%

100,0%

100,0%

   0,0%

  0,0%

1992

107,6%

105,9%

95,5%

-12,7%

-11,0%

1993

114,3%

110,8%

109,1%

-  4,8%

  -1,6%

1994

119,6%

116,0%

105,5%

-13,4%

-10,0%

1995

125,1%

121,4%

118,2%

  -5,9%

  -2,7%

1996

130,6%

125,8%

116,7%

-12,0%

  -7,8%

1997

135,2%

128,2%

125,0%

 -8,2%

   -2,6%

1998

138,5%

130,6%

127,3%

 -8,8%

   -2,6%

1999

141,7%

133,6%

135,1%

 -4,9%

     1,1%

2000

145,0%

138,2%

137,3%

-5,6%

-0,7%

 

Fuente: Ministerio de Fomento, INE, Libro Blanco de la traducción y ACEtt. 1991-2000                                         



IV. Conclusiones
            La síntesis de datos ofrecida en el presente informe, sumada a la exposición de otros hechos que demuestran la falta de sensibilidad de las empresas editoriales y su escasa voluntad negociadora, son suficientes para buscar una solución real a los problemas enunciados.
            El actual estado de precariedad no sólo perjudica de manera evidente a los traductores sino que afecta también a la calidad media de las traducciones y, por tanto, a los lectores de obras traducidas.
            Por todo ello, solicitamos el arbitraje y la mediación del MEC, a través de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, la puesta en marcha de un paquete urgente de medidas destinadas a resolver esta grave e insostenible situación. Así, y entre otras posibles actuaciones que habrán de ser estudiadas, acordadas y desarrolladas entre todas las partes implicadas, reclamamos:
 
1                    La constitución inmediata de la Comisión Mediadora y Arbitral de la Propiedad Intelectual para dirimir los desacuerdos entre los titulares de los derechos de propiedad intelectual y las empresas editoriales.
 
2                    El reconocimiento institucional y de la industria editorial de los Modelos de Contratos de Traducción firmados en julio de 1999 y su aplicación sistemática y generalizada.
 
3                    Unos honorarios (tarifas más porcentaje sobre ventas) dignos para los traductores, acordes con su titulación y categoría profesional.
 
4                    Una remuneración “equitativa y proporcional”, según estipula la LPI.
 
5                    El establecimiento de un mecanismo fiable de control de tirada que impida cualquier intento de fraude en las liquidaciones de derechos de autor.
 
6                    El apoyo institucional imprescindible para informar y sensibilizar a la sociedad en general sobre la importancia de la traducción en la construcción de la cultura.
 


           
Fuentes de Consulta
Ley de Propiedad Intelectual, 1996
 
Panorámica de la edición española de libros, MEC, 2000
 
Ministerio de Fomento, 1991-2000
 
INE, 1991-2000
 
Libro Blanco de la traducción en España, ACEtt, 1997
 
Contratos de traducción, 1991-2000
 
ACEtt, 2002
 
Estudio preliminar sobre contratos de traducción, 1991-2000, ACEtt

 

C/ Sagasta, 28, 5º - 28004 Madrid - Teléfono: 914 467 047 Fax: 914 462 961
www.acett.org